magia-blanca-gratis

 

La Quiromancia. Las lineas de la mano 5

Por ello es considerada como la línea del libre albedrío, la que refleja la libertad de acción del individuo, su adaptación al medio ambiente. Su principal utilidad es precisamente el acabar de perfilar y definir (e incluso modificar) las lecturas que se han hecho de las tres líneas anteriores.

La línea del destino ideal es aquella que arranca, de abajo arriba, entre los montes de Venus y de la Luna, en el llano de Neptuno, y asciende por el llano de Marte, cruzando las líneas de la cabeza y del corazón, hasta terminar en el monte de Saturno (dedo medio).

Ha de estar claramente señalada, ser continua, fina, rosada, y prácticamente vertical, con pequeñas ramificaciones a derecha e izquierda que hagan que en su conjunto se parezca a una espiga de trigo. Evidentemente, como en los casos anteriores, esta línea «ideal» se presenta muy raras veces, y cuando lo hace refleja una personalidad muy especial, la del típico hombre que «se ha hecho a sí mismo», que no se ha dejado influir por lo que le rodeaba sino que ha sido él quien ha influido en lo demás. En la realidad sus variaciones suelen ser muchas, empezando por el hecho de que casi en un cincuenta por ciento de los casos no aparece en la mano o es simplemente inidentificable. Cuan­do lo es, hay que tener en cuenta en primer lugar su arranque. Si se inicia en el monte de Venus, con lo que en su recorrido cruza la línea de la vida, caso que es el más frecuente, señala apego a la familia, que puede prolongarse durante toda la vida, como en el caso de continuar un negocio familiar recibido de los padres. Si nace directamente de la línea de la vida, fundida a ella, indica también apego a la familia, pero aquí las circunstancias han obligado u obligarán al sujeto a separarse del núcleo familiar, emprendiendo su camino en solitario. Si la línea arranca de forma independiente, pero luego se une a la línea de la vida para volver a separarse de nuevo después, el apego a la familia adquiere otra significación, esta vez negativa: la familia se interpone en la vida de la persona, ya sea por moti­vos ideológicos o materiales; es preciso apelar a una gran voluntad para desprenderse de este lastre, que puede arruinar toda una vida. Si la línea del destino empieza en el monte de la Luna, sin tocar en ningún momento la línea de la vida, señala que el sujeto será capaz de escapar desde un principio de la influencia de la familia, aunque exista, y seguir su propia vida. En resumen, cuanto más cerca está el arranque de la línea del destino de la línea de la vida, más poderoso será en influjo de la familia, y más difícil resultará desprenderse de él.

El final de la línea del destino ofrece casi tantas opciones como su inicio. Lo normal es que termine en el monte de Saturno (dedo me­dio), y este es efectivamente el caso más frecuen­te; entonces, refleja que se ha conseguido o se conseguirá lo que se desea: llegar a las metas anheladas, trabajar en lo que a uno realmente le gusta, cumplir con los deseos más profundos. Si la línea se desvía hasta morir en el monte de Júpiter (dedo índice), señala que la persona es capaz de sacrificarlo todo, familia, amigos, sentimientos, con tal de alcanzar la meta que se ha trazado, y que generalmente implica poder: política, negocios. Si en cambio se desvía hacia el monte de Apolo o el Sol (dedo anular), existe el mismo anhelo de sacrificarlo todo, pero en esta ocasión las metas son artísticas, y el sacrificio no se refiere generalmente a los demás, sino a uno mismo.

Muchas veces, la línea del destino se muestra más breve en su recorrido. Si empieza en el llano de Marte y se interrumpe junto a la línea de la cabeza, señala al elemento precoz, al «niño prodigio», cuya carrera se verá interrumpida sin embargo en la adolescencia. Si su recorrido no es uniforme, sino que muestra interrupciones, indica tropiezos en la consecución de las metas. Si esta interrupción produce un desdoblamiento de la línea, significa cambio de la carrera o profesión del sujeto, pero por voluntad propia. Si además se produce una isla, señala que el cam­bio en la carrera no es motivado por el convencimiento, sino por agentes externos  habladurías de los demás, cuestiones monetarias, etc. Puede ser provisional, pero también puede convertirse en definitivo.

Si la línea del destino se detiene y desaparece al cruzar la línea de la cabeza, señala que esta interrupción de las metas es originada por el propio individuo, por su racionalización de lo que tiene ante sí para ganar y perder; mientras que si la detención se produce en la línea del corazón, las causas son puramente emotivas: escrúpulos morales, una nueva relación sentimen­tal.

Otra línea secundaria importante es la línea del Sol (1), llamada así porque generalmente finaliza en el monte de Apolo o del Sol. Se la conoce también como la línea de la intuición o de la creatividad o del éxito. Idealmente, nace en el llano de Neptuno y avanza en línea recta hasta el monte de Apolo (dedo anular), en cuyo caso refleja una personalidad capaz de obtener un éxito fácil y duradero. Pero esto, por supuesto, es muy raro, y lo más probable es que se produzcan innumerables variaciones. Así, si nace en el monte de Venus (cruzando la línea de la vida) o en la misma línea de la vida, indica que este éxito corresponde al mundo de las artes, mientras que si nace en el monte de la Luna corresponde al mundo del espectáculo. Una línea corta y que empiece muy arriba evidenciará un éxito tardío o difícil de conseguir, mientras que la existencia de un cuadrado en su parte inferior señalará obstáculos al inicio de la carrera. La presencia de islas señala altibajos en el éxito, mientras que las cruces, estrellas y barras significan contratiempos, que acabarán siendo superados.

La línea de Mercurio  es la que se dirige generalmente hacia el monte de Mercurio (dedo meñique). Se la conoce también como línea de la salud, de la intuición, de los negocios, o línea hepática, pues médicamente está relacionada con el hígado. Idealmente nace del llano de Neptuno y se dirige en ángulo hacia arriba hasta el monte de Mercurio, rozando los montes de la Luna y el Marte negativo y cruzando las líneas de la cabe­za y del corazón. El afortunado poseedor de esta línea ideal (por supuesto, muy rara) goza de un equilibrio perfecto entre las cualidades intelectuales y físicas. En la realidad, las cosas no son tan sencillas, porque las variaciones de la línea de Mercurio son muchas y numerosas.

 


siguiente

videncia economica visa
 
tarotistas
 
tarot economico visa
 
videncia economica visa
vidente
 
vidente
   

Aviso Legal | Politica de privacidad | Condiciones de Uso Web

806 PRECIO POR MINUTO: Máximo desde Fijo: 1,21 Euros y desde Movil 1,57 Euros. IVA incluido. Mayores de 18 años.
944 94 50 34 : En este número fijo, puede hacer su consulta mediante Tarjeta y Visa o Mastercard.